viernes, 9 de febrero de 2018

Completando el calendario


No podemos pensar que al reconstruir un calendario éste tiene que ser totalmente diferente al nuestro, pensamos que los hombres eran menos inteligentes que nosotros y no podían medir el tiempo de una forma parecida, pero en realidad, 12000 años no es nada en cuanto a evolución, los hombres  eran como nuestra imagen en el espejo, el sol y la luna giraban con la misma frecuencia, un calendario de doce o trece ciclos lunares ha sido utilizado en todos los continentes y grupos indígenas.

En el magdaleniense, en una sociedad depredadora se fijaban en el ciclo de vida de los animales, los animales comienzan su ciclo de vida en primavera, en esa época nacen los ciervos y los bisontes empiezan a mudar su pelaje de invierno, durante el verano los ciervos van desarrollando su cornamenta en otoño ambas especies están en celo y los ciervos y renos tienen la cornamenta totalmente desarrollada, al llegar al invierno se ralentiza la actividad hasta llegar otra vez a la primavera.

Aunque hay coincidencias con otras épocas y zonas (Altamira...), el sistema temporal o calendario aquí descrito, está circunscrito a dos lugares muy determinados, costa de Gipuzkoa y costa Este de Bizkaia, y la región pirenaica de Ariege, en los que la asombrosa coincidencia de simbología nos sugiere una unidad cultural cantabrico-pirenáica, durante una época muy concreta al final del magdaleniense  alrededor de los 12500 años.

Las cuevas del cantábrico  oriental (Armintxe, Lumentza, Ekain, Atxurra, Santimamiñe…)  parecen mostrarnos la composición del invierno, desde el final del otoño al comienzo de la primavera. Para completar el calendario y responder a estas preguntas vamos a viajar a la región de Ariege, en el pirineo, principalmente a las cuevas del río Volp, Trois freres, Enlene Tuc d’Audobert, a las cercanas cueva de Mas d’Azil, Lortet, le Portel y sobre todo Niaux.

Descripción del calendario

El calendarío está basado en las coincidencias en Armintxe, Lumentza, Ekain, Atxurra, Lortet, Tuc D'Audobert, Trois Freres, Le portel, Niaux, El Pindal, Isturitz, y la mayoría de los yacimientos que se encuentran en el curso del río Aturri desde los valles del pirineo hasta su desembocadura en el cantábrico.

El sol divide el año en 4 estaciones, para dar nombre a estas divisiones utilizaban los animales característicos de la época, el caballo representaba el invierno y el bisonte tres estaciones, la primavera, verano y el otoño, lo que yo denomino el gran verano.
Esta estación del bisonte era dividida por el ciervo, utilizando el tamaño de su cornamenta para dar nombre a cada estación. La cabra representaba el año y sus doce ciclos lunares.
El salmón representaba el viaje a través del río de los indígenas, remontaban el río en verano para llegar a los valles pirenaicos y volvían a bajar el río en otoño para refugiarse en la costa durante el invierno glacial.





A continuación, unos ejemplos de diferentes cuevas que se rigen por este calendario. Están numerados los pasos que coinciden con el calendario.


Armintxe 1,2,3 y 4, tres ciclos lunares, el año o deshielo

 

 Atxurra 1 y 2



 Foto: el correo

Ekain 1



Ekain 2

Ekain 3 y 4



 Niaux 1 y 9


 

Niaux  4


Niaux 7


 Niaux 8


Tuc d'Audobert 8



Lumentxa 8 y 1


 Altamira 5


Altamira 7


Altamira 8


Lortet 9 y 10

from "Anthropologie" via archive.org

 Bueno tengo bastantes más pero el post se ha alargado demasiado

No hay comentarios:

Publicar un comentario